¿Quien debe retener el 6% del Impuesto al Valor Agregado?

¿Quien debe retener el 6% del Impuesto al Valor Agregado?

Una pregunta obligada para las empresas que proveen o utilizan los servicios de “outsourcing” sin duda es ¿Quien debe retener el 6% del Impuesto al Valor Agregado?

A partir del 1 de enero del 2020, las empresas que utilicen servicios de subcontratación laboral también conocidos como “outsourcing”, deberán retener el 6% del IVA que les trasládenlas empresas que les proporcione el servicio.

De acuerdo a las reformas fiscales para el 2020, publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 9 de diciembre del 2019 mediante el decreto por el que se reforman diversas leyes entre las que se encuentra la ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA), en materia de subcontratación laboral se establece que las personas morales o personas físicas con actividades empresariales, que reciban servicios a través de los cuales se ponga a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que desempeñe sus funciones en las instalaciones del contratante o de una parte relacionada de éste, o incluso fuera de estas, estén o no bajo la dirección, supervisión, coordinación o dependencia del contratante, independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual; tendrán la obligación de retener el 6% del valor total de la contraprestación pactada (art. 1-A, fracción IV)

Por su parte, el artículo 5 del CFF menciona que las disposiciones fiscales que establezcan cargas a los particulares y las que señalan excepciones a las mismas, así como las que fijan las infracciones y sanciones, son de aplicación estricta. Sobre el particular, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha señalado que tratándose de normas de aplicación estricta es válido, para fines de su interpretación. En este sentido, aun y cuando en el proceso legislativo que dio origen a la reforma al artículo 1o-A, fracción IV de la Ley del IVA inicialmente se hacía mención a la retención del impuesto respecto de los servicios de subcontratación laboral a que se refiere la Ley Federal del Trabajo, durante la dictaminación efectuada por la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados se eliminó tal referencia y el precepto fue aprobado en esos términos, por lo que, para efectos fiscales, debe tenerse que, los servicios objeto de retención son los que se describen en el citado precepto, es decir, todos aquellos en los que se pone a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que, esté o no bajo su dirección, supervisión, coordinación o dependencia, e independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual. Por lo anterior, cuando una persona moral del Título II o del Título III de la LISR o una persona física con actividad empresarial, en su calidad de contratante, reciba servicios en los que se ponga personal a su disposición, se entiende que habrá retención cuando las funciones de dicho personal sean aprovechados de manera directa por el contratante o por una parte relacionada de éste. Por el contrario, no habrá retención si los servicios prestados corresponden a un servicio en el que el personal del contratista desempeña funciones que son aprovechadas directamente por el propio contratista.